Asesores en León, Oviedo y Madrid

¿Exención o No Sujeción?

Exento o No Sujeto

Es muy común la confusión que se genera a la hora de distinguir la "exención" de la "no sujeción" ya que ambos casos suponen no tener que pagar la deuda triburaria del impuesto o tasa.

La exención, en el ámbito tributario, significa que el sujeto pasivo realiza el hecho imponible pero la Ley de dicho tributo le exime total o parcialmente de la obligación principal, es decir de abonar la cuota.
Sin embargo, en el caso de la no sujeción, no se da el hecho imponible por no estar dentro del ámbito de la Ley del tributuo.

Esta diferencia conlleva que la exención, salvo que la Ley disponga otra cosa, acarrea obligaciones formales, esto es la presentación de liquidaciones con la reducción, deducción o bonificación que corresponda.

Por el contrario, la no sujección libera totalmente de las obligaciones formales.

Por ejemplo, la exención en el Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados de operaciones societarias, como puede ser el aumento de capital, obliga a presentar y a liquidar el impuesto en las oficinas de Hacienda de la Comunidad Autónoma que corresponda, aunque la cuota a pagar sea cero.

Otro ejemplo es la exención en el IVA en las exportaciones y operaciones asimiladas, que conlleva una exención plena pero debe informarse en las autoliquidaciones de este impuesto y en el resumen anual, además de expedir la factura emitida que corresponda y que necesariamente deberá incluir "Factura exenta de IVA, en virtud de " especificando el artículo y la norma.

Y como no sujección en el IVA tenemos, por ejemplo, las entregas gratuitas de muestras de mercancías sin valor comercial estimable o la prestación de servicios de demostración con fines de promoción. En estos casos no hay que informar importe alguno en las liquidaciones de IVA.