Asesores en León, Oviedo y Madrid

Subsidio tras cese de autónomos

Desde el 1 de Enero de 2015 se ha modificado el sistema de protección por cese de actividad de los autónomos, tras la publicación de la Ley 35/2014.

Las Novedades son,

1.- Se reduce el nivel de pérdidas exigido para incurrir en la situación legal de cese por motivos económicos, técnicos, productivos  u organizativos. Ahora para determinar la  inviabilidad de proseguir la actividad, basta con acreditar unas pérdidas del 10% de los ingresos obtenidos (antes debían estar entre el 20% y 30%).

Es necesario que, si existe un establecimiento abierto al público, éste se cierre durante la percepción del subsidio o bien sea transmitido a terceros.

Para acreditar los motivos económicos, se deberá aportar la documentación contable que confeccione el autónomo, en la que quede registrado el nivel de pérdidas, así como las declaraciones fiscales de IVA, IRPF y demás.

Se podrán aportar en la solicitud datos estimados de cierre, con el fin de iniciar el trámite para agilizar el procedimiento, pero deberá incorporar los datos definitivos antes de que se dicte la resolución.

2.- Para los consejeros o administradores de sociedades incluidos en el régimen de autónomos, el subsidio procede cuando se cese involuntariamente en el cargo, o en la prestación de servicios a la empresa y la sociedad haya incurrido en pérdidas o bien haya disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra de capital social.

3.- Para los trabajadores económicamente dependientes que carezcan de la calificación legal porque no exista formalizado contrato, también será de aplicación la protección al cese.

4.- Deja de ser obligatorio el tener protegido las contingencias profesionales para acceder a la protección por cese de actividad, pasando a ser una protección voluntaria e independiente de esta otra cobertura.

 La CUANTÍA de la prestación es del 70% de la Base Reguladora, calculada por el promedio de bases de los últimos doce meses.

La duración del subsidio depende de los meses cotizados y si se es mayor o menor de 60 años, y va desde 2 meses  hasta el máximo de 12 meses.

El periodo mínimo cotizado es de 12 meses para tener derecho al subsidio.

El plazo para formalizar la solicitud es hasta el último día hábil del mes siguiente al que se produzca el cese.

La prestación será abonada por la Mutua con la que el trabajador tenga cubierta la contingencia por cese de actividad o por el Servicio Público de Empleo Estatal si está cubierta por el INSS.

Puede tener más información en el tríptico informativo elaborado por SEPE