Asesores en León, Oviedo y Madrid

Las reducciones y bonificaciones para autónomos societarios jóvenes

Autónomos jóvenes

La Tesorería General de la Seguridad Social no deja aplicar las reducciones y bonificaciones que disfrutan los autónomos menores de 30 años (35 años para las mujeres) cuando éstos tienen la condición de societarios, es decir si son socios y administradores de sociedades mercantiles. Sin embargo dos sentencias han resuelto que sí  son aplicables.

Tanto en sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (Resolución 52/2015) como en sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (Resolución 327/2015) se indica que la ley no excluye expresamente a los autónomos socios y administradores de sociedades mercantiles de las reducciones y bonificaciones a la Seguridad Social aplicables a los jóvenes trabajadores por cuenta propia.

Estas dos sentencias resuelven recursos interpuestos en 2013 y 2014 aclarando que sí procede la aplicación de los beneficios de bonificación en las cuotas de RETA respecto a los trabajadores por cuenta propia jóvenes, menores de 30 años de edad, o menores de 35 años en el caso de mujeres , establecida en LGSS en su disposición adicional 35ª,  que han sido incluidos en dicho régimen al tener participación en sociedades mercantiles capitalistas.

La Tesorería General de la Seguridad Social defiende su postura alegando que estos beneficios no son de aplicación a los trabajadores autónomos que son socios de sociedades de capital, ya que las sociedades mercantiles capitalistas gozan de personalidad jurídica propia diferenciada de la de sus miembros. Es decir, que les excluyen por no tratarse de personas físicas.

Sin embargo ambos tribunales fallan en contra de la Tesorería General de la Seguridad Social, indicando que las reducciones y bonificaciones a la Seguridad Social aplicables a los jóvenes trabajadores por cuenta propia se refieren al supuesto de trabajadores por cuenta propia, incorporados al RETA a partir de la entrada en vigor del Estatuto del Trabajo Autónomo, o al Régimen Especial de Trabajadores del Mar, sin recoger exclusión expresa alguna respecto de los administradores de sociedades mercantiles que posean el control de las mismas. Y el propio Estatuto del Trabajador Autónomo declara expresamente comprendidos dentro de su ámbito de aplicación a quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, cuando posean el control efectivo, directo o indirecto de aquélla, en los términos previstos en la Ley General de Seguridad Social en su  disposición adicional 27ª.

Los beneficios que disfrutan los autónomos jóvenes ahora ya no se determinan en la Ley General de Seguridad Social en su  disposición adicional 35ª, ya que ésta disposición ha sido derogada por Ley 31/2015 para darle una nueva redacción. Pero esta nueva normativa tampoco excluye expresamente al autónomo societario y además indica que «a los trabajadores autónomos que con anterioridad a la entrada en vigor de esta ley vinieran disfrutando de las reducciones y bonificaciones previstas en la disposiciones adicionales trigésima quinta y trigésima quinta bis del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, les seguirá siendo de aplicación lo establecido en aquellas disposiciones, si bien estos beneficiarios no perderán el derecho a su disfrute como consecuencia de emplear a trabajadores por cuenta ajena».